Rejoignez Hero et inscrivez vous en liste d’attente ici
Rejoignez Hero et inscrivez vous en liste d’attente ici
Image
Produits
arrowUp
Produits
backIcon
Blog

Qué es la factorización al contado: definición, ventajas y funcionamiento

Qué es la factorización al contado: definición, ventajas y funcionamiento

Temps de lecture : 3 minutes

¿Desea optimizar sus necesidades de capital circulante? Descubra la factorización al contado y optimice la economía de su empresa.

La factorización al contado ofrece a las empresas una solución flexible para optimizar su tesorería a corto plazo. 

Al transferir temporalmente sus créditos a un tercero especializado, se benefician de una inyección de dinero inmediata. Este método ofrece ventajas innegables, como una gestión más eficaz de la tesorería y una protección contra el riesgo de impago.

Continúe leyendo este artículo para conocer las condiciones y cómo proceder en la factorización. 

¿Qué es la factorización al contado?

La factorización al contado es una opción de financiación que permite a una empresa transferir temporalmente parte de sus cuentas a cobrar a una empresa de factorización sin compromiso alguno. Este tipo de financiación está diseñado para satisfacer las necesidades puntuales de tesorería de una empresa.

Si una empresa no desea suscribir un contrato de factorización para todas sus cuentas a cobrar, puede optar por la factorización al contado. Esta opción ofrece un alto grado de flexibilidad a la empresa, permitiéndole ceder una o varias facturas al factor en función de sus necesidades, sin compromiso de volumen mínimo anual ni de importe mínimo.

Es más, la empresa puede terminar esta modalidad en cualquier momento, sin estar vinculada a un plazo contractual concreto, lo que la convierte en un método de financiación temporal adecuado para necesidades muy puntuales y no recurrentes. La empresa sigue siendo libre de decidir si lo utiliza o no, y de hacerlo exclusivamente para los clientes que desee transferir.

¿Cuáles son las diferencias entre la factorización y la factorización al contado?

La factorización y la factorización al contado son dos métodos de financiación con algunas diferencias importantes:

Alcance de la cesión de créditos

Con la factorización tradicional, la empresa debe ceder todas sus facturas a un único factor por tiempo indefinido, con un importe mínimo de créditos y un fondo de garantía a constituir. 

Con la factorización al contado, la empresa puede elegir las facturas que desea ceder, sin compromiso de duración ni volumen, y sin fondo de garantía.

Flexibilidad y libertad para la empresa

Con la factorización tradicional, la empresa está vinculada por un contrato de exclusividad con un factor, lo que limita su capacidad para negociar las condiciones de financiación y cambiar de proveedor de servicios. 

Con la factorización al contado, la empresa puede utilizar varios factores, en función de sus necesidades y oportunidades, y beneficiarse de una mayor flexibilidad.

Coste de la financiación

En relación al costo de la factorización, este varía según el tipo de factoring que se lleve a cabo. Con la factorización tradicional, la empresa se beneficia de una tasa de comisión más ventajosa, ya que el factor asume menos riesgo al financiar todos los créditos. 

Mientras que, con la factorización al contado, la empresa debe pagar una comisión más elevada, ya que el factor asume más riesgo al financiar facturas individuales.

En resumen, la factorización es una solución de financiación más global y comprometida, mientras que la factorización al contado ofrece mayor flexibilidad a la empresa al permitirle elegir qué facturas ceder y sin restricciones de duración o volumen mínimo.

¿Cómo funciona la factorización al contado?

La factorización al contado funciona de la siguiente manera:

  1. La empresa selecciona las facturas concretas que desea asignar a la empresa de factorización;

  2. La empresa envía las facturas seleccionadas;

  3. La empresa de factorización comprueba la validez de las facturas y la solvencia de los clientes mencionados en ellas;

  4. Una vez realizada la comprobación, la empresa de factorización adelanta a la empresa un porcentaje del importe total de las facturas. El porcentaje puede variar en función de los acuerdos alcanzados.

  5. La empresa de factorización se encarga de cobrar las sumas adeudadas por los clientes mencionados en las facturas;

  6. Una vez cobrados los importes, la empresa de factorización deduce sus honorarios y comisiones y, a continuación, abona el saldo restante a la empresa;

  7. Una vez recibidos los pagos, la empresa de factorización libera las garantías que se habían constituido.

¿Para qué tipo de empresa está indicada la factorización al contado?

La factorización al contado está diseñada específicamente para las empresas que emiten facturas y prefieren evitar involucrarse en un contrato de factorización tradicional.En concreto, es adecuado para las empresas que buscan una solución de financiación flexible adaptada a sus necesidades específicas de tesorería, sin ningún compromiso a largo plazo sobre todas sus cuentas a cobrar

Es esencial destacar que no se exige ningún umbral de volumen de negocios, condición jurídica o ámbito de actividad. Esta opción ofrece la posibilidad de financiar las necesidades puntuales de tesorería de las pequeñas empresas sin necesidad de suscribir un contrato de factorización convencional.

¿Cuándo puede una empresa necesitar la factorización al contado?

Una empresa puede necesitar la factorización al contado en las siguientes situaciones:

  • Tiene necesidades puntuales de tesorería vinculadas a un pico de actividad, una inversión, fluctuaciones estacionales, una crisis o un imprevisto;

  • No desea comprometerse con un contrato de factorización tradicional que implique la cesión de todas sus facturas a un único factor, por tiempo indefinido, con un importe mínimo de créditos;

  • Desea mantener el control sobre sus créditos comerciales, eligiendo las facturas que cede, sin informar a sus clientes de la cesión, y conservando la relación comercial con ellos;

  • Desea beneficiarse de una financiación rápida y flexible, sin depósito ni garantía y sin gastos de gestión.

¿Cómo se remunera al factor?

El factor recibe una doble remuneración:

  • Recibe una comisión de factorización, que cubre el coste del servicio de gestión, cobro y garantía de los créditos cedidos. Esta comisión se calcula sobre el importe de las facturas cedidas, y varía en función del tipo de factoring, volumen de negocio, plazo de pago, etc.

  • Percibe una comisión de financiación, que corresponde al coste de financiación anticipada de las facturas. Esta comisión se calcula sobre el importe del anticipo de tesorería concedido a la empresa, y depende del tipo de interés, de la duración de la financiación, de la forma de pago del cliente, entre otras variables. Generalmente, es equivalente al tipo del crédito bancario, o incluso inferior.

¿Cuánto cuesta la factorización al contado?

El coste de la factorización al contado depende de varios factores, como:

  • El importe y el número de facturas cedidas;

  • El sector de actividad y la zona geográfica de la empresa;

  • La solvencia y condiciones de pago de los clientes;

  • El tipo y la duración del contrato de factorización.

En general, fluctúa entre el 2% y el 3% del importe de las facturas financiadas, en función de los agentes del mercado y de la calificación crediticia de los cedentes.

Además, el coste es superior al de otras formas de factorización, pero solo permite la financiación factura a factura, que a veces es lo que buscan las empresas.

¿Cuáles son las ventajas de la factorización al contado?

La factorización al contado, ofrece una serie de ventajas a las empresas, como:

  • No tener un compromiso en cuanto a importes o plazos;

  • Estimación y simulación inmediatas de los costes de factorización (sin gastos ocultos ni complejos);

  • No tener un umbral de facturación;

  • Libertad para elegir qué facturas y clientes financiar;

  • 100% de protección contra la morosidad o el impago, incluido un seguro contra la insolvencia declarada o presunta de sus clientes;

  • Rapidez de ejecución (de 24 h a 48 h por término medio);

  • La financiación de su crédito depende únicamente de la solvencia de su cliente, sin necesidad de aportar una garantía o aval;

  • Posibilidad de financiación de hasta el 100%.

¿Cuáles son las desventajas?

Si bien la factorización al contado ofrece las ventajas que ya vimos, también tiene desventajas, como:

  • Un elevado coste de financiación;

  • Pérdida de la relación con la clientela: la imagen de la empresa ante sus clientes se deteriora, lo que reduce la fidelidad de la clientela;

  • La dependencia del factor: la empresa debe cumplir las condiciones impuestas por el factor, como la calidad de los deudores, el plazo de pago, la forma de pago, etc.;

  • Imposibilidad de delegar el seguro de crédito;

  • Dificultad de rescisión, ya que la empresa debe esperar al pago de las facturas cedidas por los clientes y al pago del saldo por el factor;

  • El importe mínimo de la factura suele fijarse en 2.000 euros.

¿Cómo se solicita la factorización al contado?

Si desea solicitar la factorización al contado, sigue los pasos a continuación:

  • Seleccione un proveedor de factorización. Elija una empresa de factorización fiable y de buena reputación con la que trabajar. Asegúrese de que entiende sus condiciones, tarifas y servicios ofrecidos.

  • Evalúe la elegibilidad. Compruebe si su empresa cumple los criterios de elegibilidad del proveedor de factorización. Cada empresa puede tener sus propios criterios específicos.

  • Establezca las condiciones. Discuta las condiciones del contrato con el proveedor de factoraje, incluidas las comisiones, las tasas de descuento y las condiciones de pago.

  • Seleccione las facturas que desea factorizar. Por lo general, las facturas deben ser recientes (tener menos de 20 días) y no estar en disputa.

  • Envíe las facturas al factor. Envíe las facturas seleccionadas al proveedor de servicios de factoring. Ellos las comprobarán y procesarán.

  • Consiga la financiación. Una vez verificadas las facturas, el proveedor le adelantará parte del importe.

  • Liquidación final. Cuando los clientes abonen sus facturas, el proveedor de factorización le abonará el saldo tras deducir las comisiones y tasas de descuento acordadas.

  • Supervise el rendimiento. Vigile el rendimiento de la factorización para asegurarse de que satisface eficazmente sus necesidades financieras.

¿Cuáles son las alternativas a la factorización al contado?

Existen alternativas a la factorización al contado que pueden adaptarse mejor a determinadas situaciones o perfiles de empresa. Estas alternativas incluyen:

Descuento

Es una operación por la que una empresa transfiere un efecto comercial a su banco (letra de cambio o pagaré, por ejemplo), para que este le abone inmediatamente su importe, menos una comisión

El descuento permite a la empresa disponer de efectivo rápidamente, sin esperar al pago del cliente. El descuento es menos costoso que la factorización, pero exige un aval o garantía, y no ofrece un servicio de cobro ni una garantía contra impagos.

Crédito al contado

Se trata de un préstamo concedido por un banco a una empresa para financiar sus necesidades de efectivo a corto plazo. El crédito de tesorería permite a la empresa hacer frente a los déficits de tesorería, sin ceder sus facturas. 

Esta opción es más sencilla de poner en marcha que la factorización, pero implica la asunción de deuda por parte de la empresa, y no ofrece un servicio de recobro ni una garantía frente a las facturas impagadas.

Hero, la plataforma de pagos B2B

Hero es una plataforma de financiación que ofrece soluciones de pago anticipado de facturas. Permite a las empresas obtener financiación rápida a cambio de una pequeña comisión. Esta puede ser una opción flexible para las empresas que necesitan efectivo rápidamente.

De hecho, gracias a pago aplazado y pago fraccionado, Hero es una solución de pago que permite a tus clientes hacer pedidos ahora y pagar más tarde, de forma sencilla y sin riesgos. 

Con Hero, tienes puntos de venta adicionales al ofrecer estas facilidades de pago. Además, a diferencia de la factorización, no pone en peligro las relaciones comerciales con tus clientes, quienes pueden realizar un pago aplazado (a 30 o 60 días) o en 3 o 4 plazos. Por tu parte, también evitas desajustes de tesorería porque la plataforma te adelanta el importe de tus facturas.

¡Haz clic y pueba Hero gratis!

En conclusión, la factorización al contado se presenta como una solución flexible para las empresas que necesitan financiación rápida y puntual. Ofrece la posibilidad de convertir las facturas en liquidez sin adquirir un compromiso a largo plazo. Por último, es una solución de financiación atractiva, pero que debe estudiarse detenidamente antes de ponerla en práctica.

Estos artículos también podrían interesarte:

Écrit par

Valentin Orru

Head of growth

17/06/2024